miércoles, 22 de mayo de 2013




Por tanto, quisiera hablaros a vosotros que sois de la iglesia, que sois los pacíficos discípulos de Cristo, y que habéis logrado la esperanza necesaria mediante la cual podéis entrar en el reposo del Señor, desde ahora en adelante, hasta que tengáis reposo con él en el cielo.

Y juzgo esto de vosotros, mis hermanos, por razón de vuestra aconducta pacífica para con los hijos de los hombres.

(Moroni 7:3-4)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada